Cuando comienzas un proyecto ambicioso, en ocasiones es complicado visualizarte a ti mismo finalizándolo, otras muchas veces es ese propio vértigo que produce el que te impide alcanzar tus metas.

Cuando dejas atrás esas dificultades y te centras en disfrutar del camino que tienes por delante, a veces te sorprende el resultado final y el como lo has conseguido.

Al llegar a la meta de uno de mis proyectos, me di cuenta que no era el final si no el comienzo de otra forma de hacer las cosas. Parte de ese enfoque hizo que realizase un posgrado en nutrición deportiva que pude cerrar con el proyecto donde cuento mi experiencia y la forma en la que afronté todo el proceso.

Os dejo a continuación un video con una parte importante de esa historia, una historia de superación y motivación donde el secreto de conseguirlo fue en todo momento el enfoque y saber extraer la esencia de lo realmente importante.