Tanto que decir con muchos recuerdos que ya son pasado. Hemos llegado hasta aquí juntos, pero seguiremos el camino por separado.

Es fácil sentir lo importante, solo y a oscuras irá por delante.

Nos viste rozar el cielo con la punta de los dedos, para caer luego a plomo sin red ni consuelo.

Lo mejor de todo ha sido tanto tiempo empleado. Pues ahora que no lo tendremos, me parecerá algo extraño.

Ya anhelo tu forma de mirarme, pero irá en mi recuerdo más que entrañable.

Te doy las gracias con una sonrisa, la que le regalaste a mi alma cansada cuando llegó la fuerte brisa.

Cuando el viento y Kairós soplen certeros, seguro que nuestras barcazas chocarán de nuevo.

Me despido ahora con mi mejor regalo, mi secreto escondido y que jamás he contado. Algo que solo tras mucho viajar es avistado.

Silencio, escucha, silencio...

Ni el más fuerte viento puede ocultarlo, ni el más fuerte sonido estridente puede taparlo, pesa menos que el aire, pero esta siempre aquí si quieres tocarlo. Ahora.

Silencio, escucha, silencio, escucha, SILENCIO...